Mujeres solteras Portugal

El toque de queda y la cuarentena provocó una importante baja de clientes e ingreso. En un trabajo donde el contacto físico es necesario, el aislamiento y la distancia social se convirtieron en la bestia negra. Para hacer frente a la merma, algunas modificaron los servicios cara a cara y un segmento optó por las videollamadas eróticas.

“No hay contacto de polola”

Y lejos de los mandatos tradicionales, se sienten realizadas y felices. El audiencia espera en silencio el comienzo de Las Manolas. De pronto, un farol ilumina a una Manuela Da Silveira vestida de novia que sonríe y saluda.

938939940941942